Blogia
Yuri Gagarin es nuestro amigo

La vida es una tómbola, ton ton tómbola

He buscado sobre Manuel Mantero, poeta citado por Marcos en los comentarios del anterior tema y no puedo resistirme de ofrecer dos cosas:

En una entrevista:
P: Cuénteme cómo funcionaba aquello de la Orden de la Meada...
R: Era un acto de valor sólo para escritores, sobre todo poetas. De noche íbamos a la Dirección General de Seguridad y paseábamos detrás de la pareja que hacía la guardia con sus metralletas. Mientras tanto, les meábamos los capotes. No sé cómo nunca nos pillaron...

Y una poesía a pie del desnudo de Marisol en Interviú.

Amonestación del Obispo Clemente

(A propósito de unas fotografías de Marisol desnuda)

Como un necio
estás delante del engaño,
ah, ah, ah dependencia estúpida
y minutos perdidos
en recorrer tus ojos lentamente
la extensión de papel que corresponde
a otra extensión real no menos frívola.

Siempre un cuerpo desnudo de mujer
promete más de lo que puede dar.

La blanca carne, sus dispersos dones,
sólo a ti, al hombre, atrapa en su ficción.
El árbol y la nube
ignoran esa piel, toda piel,
por la que alguno muere o mata
o envejece tapiado por su llanto.
Aquí estás, como un necio,
inventando miradas, escrutinios,
ante este cuerpo igual a millones de cuerpos,
tú, el nunca liberado de lo que esta hembra
sugiere en sus posturas
de sinuoso artificio.
Cualquier niño en su cuna desnudo,
no atento a la común fotografía,
reposa con más gracia y abandono.
Cuando vivir es desafiar al destino
vistiendo una armadura de heredadas respuestas,
tú, errado, acudes a una disposición carnal
que aun más te apasiona
si el maxilar se alza a algún deleite
o las manos resguardan las pruebas del mamífero.

Vete y entra en los hondos temas,
acumula razones esenciales.
Ve a las iglesias, ofrece tu servicio
al Dios que te contempla y oye
aunque tú no lo oigas ni contemples.
Himnos piadosos los domingos
desgranarán sus garantías.
Tu eternidad dependerá, oh, oh, oh dichoso,
de ritos en altar, confesonario,
de un aéreo signo o un puñado de incienso.
Entrégate igualmente a menesteres que tu nombre expongan
en título enmarcado en tu despacho
y birrete con borla de colores,
en condecoración
musical sobre el pecho
o en pasaporte que repita lo que eres,
un malogrado olivo de tu tierra.
Sirve a tu patria. ¿Qué más alto que eso?

¿Y qué más alto que tu arte?
Escribe tu alma en renglones largos
o cortos,
cuidando sobre todo de evitar los versos pares
(no se llevan, como el bombín o el polisón),
alquila el adjetivo que te eleve
a la ola más libre de tu vida,
abrázate a la imagen de luz que alguno un día
quizá entienda
cuando hayas muerto,
y deja,
aléjate de este cuerpo felino de muchacha
que da tan sólo juventud, ausencia
de ti,
desnudo que desnuda tu albedrío,
nada más que hermosura y (lo mísero obsceno),
un cuerpo que es respuesta silenciosa
a su propio esplendor, a su misterio…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres