Blogia
Yuri Gagarin es nuestro amigo

El Ave Fénix

Vale. Que sí. Ya lo sé. Que el fútbol está mercantilizado. Que se pagan unas cantidades astronómicas en traspasos de jugadores, derechos televisivos, publicidad y todo eso. Y encima algunos fanatismos y violencias. Totalmente de acuerdo. ¿Pero y el partido de ayer?
Así, sin más: la representación de la eterna lucha entre el Bien y el Mal. Ala, ahí queda eso. Que ni Els Pastorets, oiga.
¿Vieron ustedes las contras del Milan? Si en cada una de ellas parecía que dios hubiera decretado el fin del mundo, y Serginho, Ambrosino, Kaká y Sevchenko, lanzados como los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, venga, a traernos el hambre, la guerra, la enfermedad y la muerte. ¿Y Dida? Cancerbero. En sentido literal y literario. Para acabar, la impunidad del mal -siempre presente- la encarnaba Gattuso.
Mientras, Deco levitaba para cabecear balones, Xavi la metía en todos los huecos, que este chaval parecía Nacho Vidal, Puyol que era la fe. Y mi compatriota, el primo del Joaquín, Víctor Valdés.
También estaba ahí Eto'o, el ángel negro que buscaba Machín. Como este muchacho siga corriendo como corre, seguro que vivirá como un blanco, pero, además, también se habrá ganado la vida eterna.
Y Ronaldinho, que a mi ya no me engaña más, que este tío es un dios solar, y por algo habrá venido a la tierra.
¿Creen ustedes que me he pasado con la lucha entre el Bien y el Mal? Pues piensen quién es el presidente del Milan. Sí, Berlusconi.
Manolo, lo que te estás perdiendo.

A lo mejor, alguno de estos que llevan la etiqueta intelectual como actitud vital no ha entrado hoy a leer la nota de hoy, porque claro, como iba de fútbol, buf, mejor cierro el blog del alienado este. Pues mira, para que se jodan, unas recomendaciones literarias.
Y voy a referirme a la obra de Lucio Apuleyo, La Metamorfosis o El Asno de Oro. Novela escrita en el s. II d.C. que pasa por ser la primera novela latina, incluso quizá la primera novela a secas. A través de un hilo narrativo conductor, un tío que por culpa de las mujeres se convierte en asno, se insertan otras narraciones breves de las que cabe resaltar una, pero yo voy a resaltar dos, mira, porque soy más listo que los que no entran a leer una nota que va de fútbol.
De todas las narraciones incrustadas, en cualquier referencia que busquéis en el google sobre esta novela, siempre destacan la historia de amor entre Psique y Cupido (Eros para los griegos), que, mira por donde, aparece narrada en la novela que os recomiendo. El mito este, en el que sale también la madre de Cupido/Eros, que no es otra que la famosa Afrodita/Venus, pues resulta que es el origen del cuento de Blancanieves. (Je, je, este enlace lo pongo para demostrar lo listo que soy, por si alguien lo dudaba :P, que no hablo de Apuleyo porque sí, sino que me ha venido a la mente después de hablar de Manolo Vázquez Montalbán, que venía a cuento del Barça, y que lo que cuento ya me lo sabía, que no estoy dándole al google, que yo ya hace años que me he leído El Asno de Oro y la biografía de Montalbán sobre Pasionaria).
Y dándole a la cabeza a esto de cómo puede llegar un mito clásico a nuestro días tan cambiado, ahí va la segunda narración incrustada y el hilo que sigo para llegar a nuestra época. La historia va de una tía que tiene un amante, y justo en la jodienda llega el marido cornudo. El amante se esconde en una gran tinaja, pero es descubierto por el marido. Sale el tipo y con todo el morro del mundo le suelta al cabrito: "no me convence nada la robustez de esta tinaja" (o algo así) "no, no la voy a comprar, muchas gracias, señora, por dejarme comprobar la tinaja aunque su marido no estuviera en casa". Pues esta escena, que la escribió Apuleyo en el siglo II, la he visto yo en una peli de 1971 que vi en el canal 33, y si sale en la peli, digo yo que también saldrá en el libro, que tengo en casa, que me lo prestaron hace años, pero que no he leído, porque tiene la letra muy pequeña, y en la biblioteca del barrio, que dicen que es la más grande de Barcelona, la he encontrado sólo traducida al catalán, y como que no me apetece leer traducido en catalán, si es traducido, pues lo leo traducido a mi lengua materna. Pero que conste que si es un autor catalán, claro prefiero el original, en catalán.

Tercera y última cutrepedantería de hoy: existe una versión en cómic de El Asno de Oro de un excelente autor italiano, pero esto no os lo recomiendo, porque se limita a la historia del asno y deja de lado las breves, que son las realmente interesantes. (El cómic también me lo he leído).

Hala, del Barça a Milo Manara, pasando por MVM, Apuleyo, Pasionaria, Boccaccio y Pasolini. Por eso soy del Barça y por eso hablaré del Barça las veces que me de la gana.

Adèu.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Yolanda -

Ninio te has pasao cuatro pueblos ... ¿dejarás algún dia de sorprenderme ?

carlos -

El barça fue poesía el martes. Por cierto, prefiero a Hugo Pratt que a Milo Manara.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

eva -

Yep, Oscaret. Yo soy de las que dicen que el fúrgol es una mierda hasta que gana el barça xdd
Milo Manara me aburre mucho. Al principio impresiona, pero al décimo culo en pompa que veo empiezo a notar síntomas de fatiga -_-

kali -

y ole
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres